Juande Fensa Central, futbolero de pro, protagonizó el domingo pasado un historia difícil de creer. Ya que fue consciente a última hora del domingo justo después de terminar el último partido del fin de semana, que su esposa había hecho las maletas y se había marchado de casa con sus dos hijos.

Según parece, este señor se sentó el sábado por la mañana en su sillón preferido, el cual tiene colocado estratégicamente cerca de la nevera, y comenzó su rutina de todos los fines de semana de tomar cerveza, comer ganchitos y ver un partido de fútbol detrás de otro.

Al levantarse del sofá a última hora del domingo, descubrió junto a la puerta una nota de su mujer explicándole los mas que evidentes motivos por los que abandonaba el domicilio conyugal.

Nuestro reportero Francisco Tilla ha sido el encargado de entrevistar al señor Fensa Central, cuyas únicas declaraciones han sido, “ya decía yo que estaba muy tranquila la cosa este fin de semana”.