Esta semana hemos tenido la suerte de conocer en primera persona a Jordi Hurtado. Para ello, hemos mandado a nuestro reportero de cabecera Paco Tilla, quién a base de mucho insistir al telefonillo, ha logrado que Jordi saliera y charlara con él, cosa que no concedía desde inicios de la segunda revolución industrial.

En esta charla informal Paco nos cuenta que a Jordi le encanta hablar de jilipolleces mayormente, pero que en un momento determinado, hizo un breve repaso a la actualidad política.

Se mostró muy crítico con la clase dirigente actual y es que, como bien dice Jordi, nada es lo mismo después de vivir en primera persona los cruces dialécticos de Aristóteles y su querido maestro Platón o los arrebatos de locura de Nerón, que enmudecían al hemiciclo.

No obstante, confiesa tener cierta debilidad por Pablo Iglesias, y es que el líder de la formación morada le recuerda tremendamente a su gran amigo Jesucristo, “Pablo es clavadito a Jesús, Yisus para los colegas. No os creáis las tallas e imágenes que hay de él, yo te digo que mi viejo amigo también tenía un poco de chepa y que, no tengáis ninguna duda, si hubiera tenido posibilidad, ¡se hubiera comprado un chalé con el doble de piscina que el coletas!”, nos cuenta mientras nos cierra la puerta en las narices.