El afamado osito que encarnara el papel de Mimosín en los anuncios televisivos de esta marca de suavizante, ha hecho públicas unas fotos suyas en su cuenta de Instagram donde se aprecia desmejorado y envejecido a causa de su adicción al alcohol y a las drogas, según él mismo ha reconocido en exclusiva a uno de los reporteros de Cabronews.

“Empecé muy joven a adquirir fama y dinero, viajábamos mucho y dormíamos poco entre rodaje y rodaje de cada anuncio y al final una cosa llevó a la otra…”

“Cuando me quise dar cuenta me tomaba una botella de whisky y medio pollo diariamente, así que todos dejaron de llamarme Mimosín y empezaron a llamarme Farlopín”.

“Por supuesto el jefe de Mimosín me despidió y no tuve más remedio que irme al campo a buscarme la vida en plan ermitaño, lo positivo de todo esto es que pude dejar las drogas y el alcohol y ahora me he vuelto vegano, me dedico a hacer yoga y a la vida contemplativa”.