Las cosas parecen haberse torcido para Antonio Saltoya, el cual, tras varios meses de preparación lo tenía todo listo para pedirse una excedencia voluntaria en su trabajo y vivir de la indemnización de su seguro.

Los familiares más cercanos no se explican lo sucedido “estamos todos muy afectados, Antonio era una persona vitalista, le gustaba rellenar Sudokus y hacer muchos planes, todo lo que hacía lo meditaba concienzudamente, por eso no nos explicamos qué fue lo que pudo fallar”, nos cuenta desolado uno de sus dos hermanos.

La policia científica ha descartado que se tratase de un accidente pues Antonio habría comentado a sus allegados que pronto su vida daría un vuelco, que tenía pensado un plan maestro que le haría millonario y que no entendía cómo no se le había ocurrido a nadie antes.