Torra está al tanto de esta precaria situación y les ha mandado una postal de ánimo con él montado en un trineo con el puño en alto y gritando “Sí se puede”. “Estoy seguro que este detalle alentará a muchos de ellos a dar el paso y empezar a vivir sin la paga de sus padres” ha admitido Torra que se siente optimista y confía en una mejoría de estos datos.

Por otro lado, fuentes cercanas a los CDR admiten el dato pero piden comprensión al respecto “Estamos todas la semanas a tope y apenas nos queda tiempo para echar curriculums”.

En cualquier caso, confian en que con la llegada de la República Catalana la situación cambie. “La llegada masiva de inmigrantes españoles nos librará de trabajar en aquellos empleos que no estamos dispuestos a aceptar” nos confiesa un motivado CDR.