Trump es el adolescente desafiante del primer mundo

Trump es el adolescente desafiante del primer mundo, más aún respecto al cambio climático. Parece más adolescente que los adolescentes. Su prioridad es la economía y el auge energético de Estados Unidos.
Inversión de roles. Suelen ser las personas mayores los que más se preocupan por el futuro de hijos y nietos, pero parece ser que el inmediatismo de la era digital ha invadido todos los ámbitos. Tanto sentido práctico ha llevado a que dominen los egos con la consecuencia lógica de que prevalece el beneficio, a corto plazo, de los líderes de turno.
Imagino a líderes, como Donald Trump, pensando así al evaluar opciones: “¿Afecta mis intereses a corto plazo?: No, pues como ya me queda poco, disfruto mientras puedo, corro la arruga y salgo adelante”. Como el dicho español, “Para lo que me queda en el convento, me c… dentro”.
Esos pensamientos altruistas como “Quiero dejar huella tras mi muerte”, “Quiero trascender a través de mis buenas acciones”, “Quiero dejar un legado a mi descendencia…” Nada que ver, ya no se usan.
Así hemos visto al presidente de la primera potencia mundial, que ostenta el primer lugar en tecnología, poderío militar y riqueza económica comportándose, en muchos casos, como lo haría, un chico de 15 años: pasota, indiferente y viviendo el momento.
Uno de los temas en que más afloran los rasgos juveniles de Trump es el cambio climático. Lo ha demostrado en varias ocasiones.
El pasado 21 de enero, el presidente de los EE. UU. llegó al Foro Económico Mundial de Davos, con sus 73 años, en actitud desafiante, cual adolescente rebelde ante los sensatos argumentos de la joven sueca, casi niña, de 17 años recién cumplidos, Greta Thunberg.
Hace contraste que la mentalidad de la chica muestre mayor madurez, abogando por la vida tanto del presente como la del futuro.
A Trump sólo le faltó decir “¡¿Qué pasa, tíos?! ¡Ni climático, Ni cambio, Ni Gloria, Ni Greta, Ni Ná! ¡¿Qué? ¿Qué? ¿Qué?!, ¡No pasa nada! ¡Positivismo!”
En palabras textuales, el magnate estadounidense dijo al referirse a los ambientalistas que eran “profetas de la fatalidad“, “Estos alarmistas siempre exigen lo mismo: poder absoluto para dominar, transformar y controlar cada aspecto de nuestras vidas”. Son “los herederos de los tontos adivinos del pasado“. También pidió rechazo a las “predicciones del apocalipsis”. Dejó claro que lo primero son sus intereses, cuando enfatizó que “defendería la economía y el auge energético de Estados Unidos”.

A su favor hay que destacar el anuncio de plantar, restaurar y conservar un trillón de árboles. Luego almibaró un poco sus palabras iniciales diciendo: “Estamos comprometidos a conservar la majestuosa creación de Dios y la belleza natural de nuestro mundo”.
Mientras que Greta criticó a los líderes políticos y lanzó verdades como “El mundo, en caso de que no lo hayan notado, está actualmente en llamas”.
Es que Trump es el adolescente desafiante del primer mundo, por eso se mete constantemente en líos. Tanto que, no por casualidad, el episodio con Greta ocurrió pocas horas antes de que comenzara su juicio político en el Senado de Estados Unidos.

Otras evidencias: Donald Trump asegura que levantará un muro para separar EE. UU. de China

https://www.cabronews.com/donald-trump-asegura-que-levantara-un-muro-para-separar-eeuu-de-china?id=cabronews&id_link=6634&autor=e-cabronado

Noticias relacionadas: Greta Thunberg acusa a Sánchez de hacerle perder el tiempo por no recogerla en el Falcón

https://www.noticiastontas.com/greta-thunberg-acusa-a-sanchez-de-hacerle-perder-el-tiempo-por-no-recogerla-en-el-falcon?id=noticiastontas&id_link=728&autor=a-tontado