Algo absolutamente extraordinario ocurrió esta semana en el Parlamento Europeo. Los líderes de Reino Unido estaban citados para terminar de acordar los flecos pendientes para su salida de la UE cuando llegó el turno de Theresa May, la cual subió al estrado y a micro abierto dijo:

“jajajjajajajjaja jajjajjajajja jajjajajajja” durante casi un minuto no pudo coger aire para reír, la cara empapada en lágrimas hacía que su maquillaje se corriera y con esa estampa fantasmagórica los presentes comenzaban a temer que viniera con unas copas de mas pero, acto seguido, el lider de la oposición Jeremy Corbyn comenzó a retorcerse de risa también, algo que contagio a toda la delegación británica que se partían de risa en sus escaños ante el asombro de los europeos.

“¡Era broma! -For god sake- Miraos vuestras caras, ¿qué pasa pisha, nunca os han gastado una broma en condiciones cohone, acaso no tenéis sentido del humor?” dijo Theresa entre carcajadas, “somos británicos joder, si por algo somos conocidos en el mundo no es por desayunar huevo con Bacon, ¡es por nuestro humor! ¿pero es que habéis perdido la cabeza?-are you kidding me- ¿cómo nos vamos a ir hombre?”