Esta mañana ha tenido lugar este suceso después de que el cliente de una zapatería, el señor Felipe Estoso, se quitara los zapatos que llevaba puestos para probarse un par que había en la tienda.

Nada más quitarse los zapatos, las personas que estaban dentro del establecimiento comenzaron a corren despavoridas huyendo del hedor que desprendían aquellos pies. Pronto el olor invadió todo el espacio del centro comercial y las personas salían corriendo de todas las tiendas buscando un gramo de aire fresco para no morir asfixiadas.

Pronto llegaron los bomberos y la policía para recuperar el control de la situación y finalmente consiguieron desalojar el centro comercial sin más incidentes.

El jefe de seguridad del centro comercial ha querido dar su versión de los hechos a la prensa y visiblemente aturdido ha declarado:

“En un principio pensamos que era algún tipo de arma química que habían lanzado los terroristas dentro del centro comercial, no pasaron ni cinco segundos desde que el primer tufillo me llegó a la nariz hasta que el caos se expandió por todo el centro comercial”, “ha sido horrible, se nos ha ido de las manos, menos mal que el apoyo de los bomberos ha sido crucial para sofocar la crisis”.

Por su parte, el señor Estoso no ha querido hacer declaraciones, pero mientras salía del centro comercial abochornado y con la cabeza baja se podía escuchar a su mujer decirle, “te dije que te lavaras los pies so guarro”.