Carles Guardiola, residente en Barcelona, y de 47 años de edad, ha conseguido despertar del coma tras más de un año enchufado a una máquina en el Hospital de Barcelona. Lo primero que le ha preguntado a su mujer nada más despertar del coma ha sido si podía irse con sus amigos a hartarse de cervezas al bar de abajo de casa cuando se recuperara. Su mujer no ha tenido más remedio que contarle la trágica verdad, “Los bares están cerrados”.

Rápidamente Carles le ha dicho a su mujer que llamara a los médicos para que lo volvieran a dormir, que ya que llevaba tanto tiempo dormido por unos días más no pasaría nada, y que cuando saliera del coma lo primero que quería hacer es ir al bar a celebrarlo.

Los médicos del hospital en un alarde de responsabilidad y buena fe volvieron a dormir a Carles, hasta que el Gobierno catalán decida levantar las restricciones impuestas, y que impiden la apertura de los bares por el coronavirus.

La mujer de Carles por otro lado asegura estar muy contenta de que hayan vuelto a dormir a su marido porque así tendrá más tiempo de conocer a su nuevo amor, el Dr. Matasanos, con el que está haciendo una bonita amistad y quien sabe si puede llegar a ser algo más si se alarga algunas semanas más el cierre de los bares.