El ministro de sanidad ha anunciado esta mañana que de momento nada de orgías, concretamente sus palabras han sido, “si no mojo yo, aquí no moja nadie”, para después matizar, explicando el peligro que tiene juntar a tantas personas en una misma sala.

El ministro también ha admitido que desde que empezó la crisis no ha tenido tiempo ni de echar “un mal pinchito”, pero que la medida “nada tiene que ver con resentimiento hacia los que están todo el día en casa dándole que te pego al tema porque están encerrados con sus parejas”.

Sea como sea la medida tampoco es que afecte a mucha gente, al menos aquí en la redacción de Cabronews hemos hecho un sondeo y nadie ha sido invitado nunca a una. Excepto un compañero que dice que una vez casi participa en una, pero que luego le sonó el despertador.