En una entrevista en exclusiva para Cabronews desde el Palacio de la Moncloa, el presidente del Gobierno ha valorado positivamente el cierre de bares durante el estado de alarma y la responsabilidad que han tenido los españoles durante el confinamiento y también durante la desescalada sin poder disfrutar del placer de tomarse unas cervezas en un bar, pero ha señalado que “con lo que sabemos hoy, tendríamos que haber abierto los bares mucho antes”.

Sin embargo, ha reiterado que “es imprescindible que la gente vuelva a ir a los bares y que beban a diario, cuanto más borrachos salgan de los bares mucho mejor”. En este sentido, ha recordado que piensa subir los impuestos de la cerveza y el whisky para disminuir los efectos de la crisis provocada con la pandemia.

El presidente ha explicado que a él es al primero que le encanta la cerveza y que como buen ciudadano asumirá su encarecimiento, provocado por la subida de impuestos, e intentará ahora irse de bares todos los días de la semana. Si bien ha resaltado que “no hay riesgo cero” hasta que haya una vacuna o un tratamiento, ha señalado que “hay que aprender a convivir con el virus” mediante las mascarillas y la distancia de seguridad.

Con todo esto, ha animado a la población a “disfrutar de los bares al máximo”, así como de los descuentos de copas 2×1 de algunas terrazas y de la invitación a chupitos de algunos pubs como cebo para acceder a ellos. “Tenemos que mirar hacia delante, tenemos que salir a la calle y emborracharnos a diario para animar la economía”.