Somos conscientes que cada persona tiene desarrollado algún sentido más que otro, pero el caso de la simpática y gran actriz Rossy de Palma con el olfato, es para estudiarlo en la nave del misterio de Iker Jiménez.

Rossy asegura ante los micrófonos de Cabronews que algunos años es capaz de percibir la primavera a mediados de noviembre, como muy tarde, el último lunes.

A partir del día 15, el primer día que el viento cambia a levante, ya percibe la floración de algunas especies, “empiezo a notar lagrimeo en los ojos y una congestión nasal horrible”, justificando así su alergia a las gramíneas.

También quiso compartir con el equipo de Cabronews que de pequeña, su madre no le dejaba oler el puchero porque lo dejaba soso en la primera inspiración. Cuando empezó a cocinar se dio cuenta que llevaba razón.

La redacción de Cabronews no quiere dejar pasar la ocasión para agradecer a Rossy, el buen rato que nos hizo pasar y felicitarla por tener ese gran sentido del humor.