“El acuerdo programático nunca fue un problema, realmente tenemos muy buena sintonía, el problema surgió cuando Ortega Smith dejó caer a Teodoro que ningún político tenía su nivel dibujando figuras geométricas” nos comenta un dirigente del PP próximo a la negociación.

Aquello, nos aseguran, supuso un verdadero escollo en las negociaciones, algunas voces incluso hablan de que casi llegan a las manos. “Al final tuvimos que concertar un duelo a cuatro, con tiempo y normas pre-establecidas” nos dicen.

El siguiente reto fue declarar un vencedor, el nivel era muy parejo, así que para salvar el acuerdo de gobierno “ambas partes hemos admitido que los dos aún tenemos margen de mejora con las lineas rectas y nos hemos emplazado a ir juntos a clases todo el año.” admite Ortega Smith.