Las tensiones entre las dos formaciones de izquierda no hacen más que crecer y esta mañana el máximo dirigente del partido morado, Pablo iglesias, ha llegado a decir, parafraseando al mismísimo Santiago Abascal, que “el PSOE es la izquierdita cobarde”.

Las reacciones claro está no se han hecho esperar por parte del partido socialista y Pedro Sánchez, al que ya muchos apodan como “Pedro el silencioso”, ha salido de su crisálida para desde su más absoluta moderación calificar a Pablo iglesias de “provocador y buscabullas”.

Esto no ha hecho más que agriar un poco más las relaciones ya de por sí difíciles entre ambas formaciones que a día de hoy siguen sin entenderse al tiempo que están condenadas a hacerlo.