El amor de Pedro Sánchez por el Falcon volvió a convertirse el pasado martes en objeto de polémica. Y es que, tras inaugurar el AVE a Granada y ensalzar el valor ecológico del tren, el presidente del Gobierno no tuvo mejor idea que subirse de nuevo al Falcon para regresar a Moncloa.

Desde Cabronews nos hemos acercado hasta la residencia del presidente para recabar más información y hemos obtenido las siguientes declaraciones del líder socialista:

“Desde pequeño tenía pasión por los aviones, todos los niños de mi escuela después de clase bajaban a la calle y jugaban al fútbol, al baloncesto, al escondite… yo en cambio prefería quedarme en casa construyendo maquetas de aviones todas las tardes y soñando que algún día iría montado en uno de esos aviones a todas partes”.

“Ese día ya llegó y ahora no pienso permitir que ningún otro niño me diga que me baje de mi avión, así que voy a hacer un decreto ley en el que los españoles más feos tendrán derecho a darse una vuelta en el Falcon conmigo, porque aunque yo sea muy guapo me encanta rodearme de gente fea, así parezco aun más guapo”, ha sentenciado el presidente del PSOE.