El Presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, tras los últimos resultados electorales, ha entregado la viceprensidencia al candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias,  en un pacto exprés, aclarándole que se encargará de todos los “marrones” del conflicto en Cataluña, pero que ni se le ocurra usar el Falcon.

Podemos asegurar gracias a una de las empleadas en Moncloa, esposa de uno de nuestros reporteros, que la conversación telefónica que presenció fue muy subida de tono y que el Sr. Iglesias le colgó el teléfono hasta en dos ocasiones, esta circunstancia fue el detonante para que Sánchez cediera en entregar la vicepresidencia al líder de Unidas Podemos.

“Cuando le colgó el teléfono la segunda vez fue un momento super incómodo , jamás vi a Pedro tan excitado ni soltando tantos improperios en el salón principal de Moncloa. ¡Al final se va a llevar el hijo de la grandísima la vicepresidencia, pero el Falcón es mío!”.

“Es la última vez que lo llamo, pero a este lo pongo yo a apagar fuegos en Cataluña, no pienso encargarme de nada en esa materia”, gritó Pedro Sánchez antes de volver a llamar a Iglesias, según nos comenta esta anónima “compañera”.