Hasta la ciudad de Girona se ha desplazado una de nuestras reporteras al encuentro de Antonio Pérez Oso, protagonista de este curioso suceso, para intentar recabar más información y así poder entender porqué Antonio decidió borrarse del paro antes de que lo llamaran ofreciéndole algún empleo. Estos son algunos fragmentos de su testimonio:

“Una ruina para mi casa sería que me llamarán para trabajar, yo solo estoy apuntado para aprovecharme de todas las ayudas que pueda trincar”.

“Yo trabajo, pero sin estar dado de alta. Si me hacen un contrato pierdo la ayuda familiar y además no podría realizar mis 3 o 4 trabajitos de albañilería y electricidad con los que me saco más de 500€ limpios por semana”.

“Dónde voy yo con 900€ que me van a pagar y ahora a ver el trabajo que me toca, que me igualen lo que tengo ahora y firmo mañana mismo”, sentencia Antonio ante nuestra reportera que aún sigue echando cuentas.