Pablo Iglesias e Irene Montero han puesto fin a su relación después de cinco años y tres hijos en común. Así lo asegura al menos el portal Cierre Digital, que cita a fuentes gubernamentales y del partido Unidas Podemos confirmando los rumores que rodeaban a la mediática pareja desde hace meses. De hecho, las mismas fuentes indican que atravesaban una fuerte crisis sentimental y que la ruptura se habría producido “el pasado mes de marzo”.

Uno de los reporteros de Cabronews se ha trasladado hasta Galapagar y ha podido entrevistarse con Pablo Iglesias que, mientras terminaba de empaquetar sus cosas y de meterlas en una furgoneta, nos dejó las siguientes declaraciones en exclusiva:

“Irene me tenía super quemado desde que dejé la política y me quedé parado, Irene se convirtió en una máquina de reñir. Me obligaba a lavar, planchar y limpiar la casa todos los días y a todas horas. Se había obsesionado con el tema de la Igualdad y la verdad es que la situación ya era insostenible”, explicó el ex vicepresidente segundo del Gobierno.

“Si no estaba todo el día con un trapo en la mano me llamaba machista y me obligaba a dormir en el sofá. Me vi obligado a cortarme la coleta porque me decía que encima que limpiaba poco iba soltando pelos por toda la casa. Me prohibía bañarme en la piscina del casoplón porque decía que luego cuando salía de allí con los pelos mojados dejaba todo el suelo de la cocina empapado de agua y ella no era ninguna esclava para ir detrás mía limpiando lo que ensucio. Menos mal que ya acabó esta pesadilla”, concluyó un desahogado Pablo Iglesias a nuestro reportero.