Pablo Casado está muy concienciado con el asunto de acabar con la inmigración en España, lo que lo ha llevado a predicar con el ejemplo y dejar la política para trabajar el mismo en un invernadero en el municipio almeriense de El Ejido.

Desde Cabronews hemos querido ser testigos directos de la última ocurrencia de Casado y nos hemos desplazado hasta Almería para narrar de primera mano este insólito hecho.

Tras perdernos por el mar de plásticos, hemos llegado a la puerta del invernadero donde hemos sido atendidos por el capataz quien ha llamado a Casado dando una voz, “PAAAAABLOOOOO”. Pablo, sudoroso y con visibles síntomas de fatiga ha salido del invernadero y sus primeras palabras han sido, “la ostia que calooooo”, para continuar contándonos que, “no voy a aprender nunca a tener la boca cerrada, si es que ya me lo decían el colegio, Pablito eres un bocachancla”.

“Esto es mas duro de lo que yo me pensaba cuando me lie la manta a la cabeza y me vine a demostrar que los españoles podemos meternos debajo de los plásticos”, “me da a mi que los que nos votan tampoco quieren estar aquí debajo, a ver a quienes metemos”, “a ver si convencemos a los socialistas y a los podemitas por que si no…”.