“No sea ridículo y coja bien la maldita rotonda”, con ese conciso cartel nuestro protagonista Nicki Rounds ha abierto en Gijón una nueva y original academia para conductores de todas las edades y perfiles que promete ser un antes y después en el tráfico diario de la ciudad.

“Aquí no enseñamos a conducir, ni siquiera a arrancar un coche, aquí nos centramos en coger bien las rotondas, que no hace falta más que echar un vistazo a cualquier avenida de la ciudad para darse cuenta de que eso bien merece este cursito de 150 horas”, nos cuenta Nicki.

“Para ello contamos con un simulador, igual que el usan en Fórmula 1 y pasamos los dos primeros meses ensayando a entrar y salir sin tráfico ni nada, que es que a la gente le cuesta mucho, ven la rotonda y se bloquea”.

“Luego pasamos a meter peatones en el simulador, los 50 primeros suelen morir en el acto y ya cuando metemos otros vehículos pues destrozamos de media 7 coches por alumno/a”.

“Eso sí, para cuando sales del curso puedes presumir de hacer la trazada perfecta y controlar todas las variables, ¿que para qué sirve todo esto? pues para absolutamente nada pero bueno, la gente paga por esa gilipollez y yo me forro, ¿te parece poco?”, sonríe Nicky.