Siempre se ha dicho que la realidad supera a la ficción. Habíamos visto antes tatuarse demonios, calaveras, símbolos tribales, también ponerse cuernos e incluso dividirse la lengua en dos, pero nunca hubiéramos creído que implantarse en la frente donuts y donetes en 3D, sería la nueva moda viral entre los Millennials.

Esta tendencia se ha hecho muy popular entre jóvenes Millennials, según el afamado psicólogo Juan Tranquilidad: “es una forma de relacionarse y de marcar territorio, ya que algunos son más de donuts y otros de donetes”.

“Los más jóvenes lo utilizan como pretexto para iniciar conversación con otros, y organizan encuentros cada vez más habituales”.

“Es un medio de escape para huir de la depresión y la soledad, siento que puedo transferir mis pensamientos negativos al donuts, sintiéndome mejor”, cuenta Lui Je Chan de 27 años. Y otro joven añade: “Yo padezco de sinusitis y desde que me puse los donetes, cada vez que estornudo me sale algo de chocolate, así los resfriados son más llevaderos. Nos lo dice enseñándonos un pañuelo lleno de chocolate.