Los vicios del siglo XX han quedado anticuados y ya son muchos los adictos a las redes sociales o la tecnología en general. Los psicólogos lo denominan las adicciones del siglo XXI y ya no solo encontramos adictos al alcohol, los juegos o las drogas sino que empezamos a encontrar adicciones de las más variopintas como pueden ser a las compras, a los pedos o a las redes sociales.

Según las últimas estadísticas la adicción que está actualmente a la cabeza es a las redes sociales y la cabeza de estas se encuentra la famosa red social Twitter.

Un reportero de Cabronews se ha acercado a conocer a los casos más extremos ingresados en centros de desintoxicación para suprimir la dependencia de esta red social y han podido hablar con uno de estos casos graves. Concretamente hemos conocido el caso de Juanma Jara, el cual entre risas y alaridos nos cuenta que, “yo era una persona normal, tenía mi trabajo, mi casa y un mini perro llamado Sampi”, “Un buen día conocí Twitter y esa fue mi perdición, ya no quería otra cosa que conseguir seguidores, me gustas y retwits…”, “Mi vida cambio para siempre, primero me conformaba con unos pocos me gusta, pero cuando empecé a obsesionarme con conseguir seguidores ya nada volvió a ser igual”, “Mi novia se tuvo que hacer un perfil de twitter para poder hablar conmigo”…

Tan extremo es este caso que cuando ya nos decidíamos a marcharnos, el muy loco preguntó, “¿Esto lo publicáis en Twitter?, a mis followers les va a encantar.