El Ministerio de Educación ha sorprendido esta mañana lanzando un comunicado de prensa en el que expone que, a partir del próximo curso la lectura diaria de las frases que aparecen en los sobres de azúcar, acarreará la convalidación de la carrera de filosofía.

Con esta medida, el ministerio pretende que la ingente cantidad de universitarios que no pisan el aula en todo el año y se pasan las horas jugando al mus en la cafetería de la facultad, al menos terminen con algún título universitario, aunque como ha reconocido el propio ministro, “el titulo de filosofo no vale para nada, pero de este modo al menos se aumenta el número de personas con título universitario del país, que eso siempre da caché”.

El ministerio ya estudia otras posibles convalidaciones, como la carrera de periodismo para los que leen todas las mañanas la prensa en el metro o autobús camino de la facultad o la carrera de telecomunicaciones a los universitarios que son capaces de configurar un iPhone.

Un conocido político se ha mostrado muy feliz por esta iniciativa y según parece ya se le puede ver desayunando todas las mañanas en el bar de la facultad que se encuentra más cerca de su casa y robando los sobres de azúcar de las mesas vecinas.