Son muchas las personas que debido al confinamiento están intentando aprender a cocinar en casa y se atreven con recetas elaboradas sin haber frito un huevo en sus vidas.

A Cabronews nos llega el caso de Agustín Valde Peñas, un señor divorciado de Jerez de la Frontera, que animado por su cuñado Jacinto Tajao y harto de cerveza, se aventuró a guisar una carne, por primera vez, con la recomendación de su cuñado de que ese tipo de carne la tiene que cocinar con vino.

Según nos cuenta Jacinto, Agustín entendió que cuando se pusiera manos a la obra en la cocina, bebiera vino en vez de cerveza, y así lo hizo. “Antes de picar el primer ajo ya se había bebido el bicharraco botella y media de Rioja”, nos afirmó Jacinto.

“Acabó de picar los ajos y los puso en la sartén con el aceite hirviendo, se fue a orinar y jamás volvió a la cocina. Cuando llegaron los bomberos y apagaron el fuego, se lo encontraron dormido en la bañera sin haberse enterado de nada, fue un milagro que saliera de allí con vida”. Sentencia Jacinto Tajao telefónicamente.