A la redacción nos ha llegado la historia de Rufino Cente, un joven asturiano que convive con dos compañeras de la universidad en un mismo piso. El rumor saltó por una de sus compañeras y fue corriendo de boca en boca hasta llegar a oídos de nuestro reportero Francisco Tilla, que rápidamente se quiso poner en contacto con el joven en cuestión.

El joven se mostró sorprendido por la llamada de nuestro reportero, pero aún así muy amablemente accedió a responder a sus preguntas, estas han sido sus palabras:

“Pues nosotros estábamos una noche de sábado tomando copitas en el salón”, “luego empezamos con los disfraces, que si me visto con una sábana por encima, que si me pongo una falda de una compañera, que si jugamos a quedarnos en ropa interior, en fin las cosas que se hacen en los pisos de estudiantes supongo”.

“Y así seguimos hasta que acabamos los tres en ropa interior, apretados en el sofá, cuando me dijeron de hacer el trío y, claro ellas tocan la flauta y la guitarra, pero yo no toco nada”, “así que me levante me puse muy serio y dije lo siento chicas yo no sé tocar nada y me fuí a mi habitación un tanto apesadumbrado por no haber podido disfrutar de la experiencia de hacer un trio con mis compañeras”.