La noticia, anunciada en el día de ayer por el portavoz del Vaticano Alessandro Sermoni, ha desatado una oleada de sorpresa a lo largo y ancho de todo el mundo, no en vano, se trata del mayor cambio normativo desde el Concilio Vaticano II de mediados del siglo pasado.

El obispo John Nadaví nos aclara los motivos: “Todos los hombres venimos de Cristo, y tras años de meditación y observación hemos podido constatar que, con los siglos y la práctica, nuestro Señor ha ido depurando la técnica y ya solo necesitamos 8 años para ser autónomos y ser considerados adultos con plenos derechos y obligaciones”.

Para celebrar tan magno anuncio, el cabildo Vaticano Lorenzo Raves, ha decidido organizar una fiesta donde según sus palabras “los monaguillos podrán pasarlo genial con DJ Gregoriano que siempre nos hace vibrar con la música de Gary Glitter y Michael Jackson así como alternar los bailes tradicionales con sotana con palomitas, chuches y buen vino”.