Después de la mayor sequía goleadora de la historia merengue y de los desajustes defensivos que está sufriendo el equipo, Julen Lopetegui ha perdido la confianza de la cúpula directiva. Por esto motivo, el hasta ahora entrenador del Real Madrid, ha declarado esta mañana en la rueda de prensa previa al partido que se jugará en el Camp Nou, que ya tiene un plan “B” para ganar el Clásico y así obtener una vida extra.

Julen ha manifestado que desempolvará sus viejos guantes de cuando jugaba en el Logroñes, equipo donde el guipuzcoano vivió sus mejores años como futbolista y se pondrá de portero.

“No me gustan ni Keilor ni Courtois, son muy malos, todo es culpa de ellos”, “a partir de ahora yo jugaré de portero” ha declarado el entrenador vasco durante la rueda de prensa.

A la pregunta de si cree que es correcta la gestión que está haciendo con Vinicius, el entrenador ha respondido que tiene sus motivos, ya que es el ex-novio de su hija.

A Florentino Pérez, también presente en la rueda de prensa, se le ha cuestionado que si le ha parecido correcta la decisión de Lopetegui de ponerse de portero, a lo que el presidente del equipo blanco ha respondido, “Practicamente Julen puede hacer lo que le salga de los cojones, el tio ha firmado por tres temporadas y si decido echarlo tengo que pagarle 18 millones de euros”.