Los peores pronósticos, los mayores temores de los jóvenes del país han sido confirmados en la tarde de hoy, en la rueda de prensa que la ministra de educación, Isabel Celaá, ofrece semanalmente en Moncloa donde ha afirmado lo siguiente: “después de mucho deliberar yo sola frente al espejo de mi casa, he decidido que las fases de la desescalada entrarán enteritas para la selectividad de este año”.

Ante tal anuncio, las redes sociales de Twitter y Facebook han explotado y se han inundado de palabras mal sonantes, conjuros de magia negra, muñecos de vudú con la cara de la ministra repleta de alfileres y otras tantas reflexiones más.

“Debemos tener en cuenta que los chavales se han pegado dos meses sin nada que hacer en sus casas” explicaba la ministra, “o metíamos un poquito de cañita en el temario o esto iba a ser un cachondeo. No podemos permitirnos demasiados aprobados que luego todo el mundo quiere ser notario y no doblarla en toda la vida”.

Por su parte, miles de jóvenes han protestado porque las fases de la desescalada no hay nadie que pueda resumirlas y ponerlas en un temario… “hemos comprobado que nadie se ha enterado bien porque hasta ahora, todos los intentos de las editoriales por darnos una versión de las fases son contradictorias, ¡lo que nos faltaba!”, finaliza un líder estudiantil.