Son muchas y cada vez más las personas que no toman leche de vaca, bien por alergia, por intolerancia a la lactosa o simplemente porque no quieren tomar lácteos, pero el caso que nos acaba de llegar a la redacción es digno de estudio.

Cabronews nos hemos puesto en contacto con Jaqueline Toler, una chica del municipio de Lepe ubicado en la provincia de Huelva, que asegura tener que madrugar muchísimo para ordeñar una gran cantidad de almendras para poder añadir al café y a un tazón de cereales que acostumbra a desayunar cada mañana. Os dejamos su testimonio:

“Decidí dejar de tomar leche animal porque era raro el día que no tenía algún problema al digerir mi desayuno, o bien me pesaba el estómago hasta la hora del almuerzo o me entraban unas diarreas que era incapaz de controlar”.

“Un endocrino me convenció de que probara a sustituir la leche de vaca por otra de origen vegetal. La verdad es que desde el primer día que cambié mi desayuno las digestiones son fantásticas, lo único malo es que tengo que despertarme tres horas antes de lo que acostumbraba porque el ordeñado de almendras es un proceso lento y laborioso, por lo demás estoy encantada”, asegura Jaqueline entre bostezos.