El pasado miércoles, las urgencias del hospital Virgen del Rocío recibieron a Manuel Balcones, sevillano de 32 años, con un esguince en la muñeca grave, tras pasarse más de 30 días seguidos aplaudiendo puntualmente a las 20:00 de la tarde, durante más de 10 minutos cada día.

Uno de nuestros reporteros ha podido entrevistarse con el joven sevillano obteniendo las siguientes declaraciones en exclusiva para Cabronews:

“Gracias a la rápida intervención de los servicios médicos, la lesión no ha ido a más y no han tenido que cortarme el brazo ya que se me estaba produciendo una gangrena rara de tanto aplaudir. Los primeros días empecé a las 20:00 en punto durante un par de minutos, pocos días después, a las 21:00 también me ponía con la cacerola y la cuchara a hacer ruido en señal de protesta por el tema del padre del Rey, después cuando la gente ya olvidó ese tema volví a centrar mis esfuerzos únicamente en aplaudir a las 8 de la tarde”.

“Poco a poco cada vez mis vecinos empezaron a aplaudir cada día más pronto, un día a las 19:58, otro a las 19:55, otro a las 19:50 y últimamente ya estaban empezando a aplaudir a las 19:30, con lo que me tenía que pasar casi tres cuartos de hora aplaudiendo sin parar por el balcón, soy informático y mi madre siempre me ha dicho que tengo manos de pianista, así que pasó lo que tenía que pasar, lo que empezó por un dolor raro de muñecas, se fue convirtiendo en un esguince y ya por último en gangrena”.

“Casi pierdo el brazo por culpa de los aplausos, menos mal que en España tenemos a los mejores sanitarios del mundo y, han conseguido salvarme el brazo y reducir el problema a un simple esguince, pero he corrido un gran peligro casi me muero por culpa de la gangrena”, ha manifestado el Sr Balcones ante nuestro reportero.