Tenía dos opciones o divorciarme y quedarme con el piso, los niños y la mitad de su sueldo o hacerlo sufrir de verdad, ha reconocido a nuestros reporteros, la esposa del sevillano Paco Jerte, que tras descubrir que su marido le fue infiel, le dio una lección que jamás olvidaría. Os dejamos su testimonio:

“Todo ocurrió hace una semana, mi Paco me dijo que iba a bajar a dar un paseo y que no tardaba, llegó al día siguiente apestando a whisky, con el pantalón manchado de orina y con la camisa a medio abrochar llena de lamparones”.

“Cuando le pregunté que de donde venía me dijo el muy idiota que se había quedado encerrado en el ascensor y hasta el día siguiente que le había abierto la puerta un vecino no había podido salir. Nosotros vivimos en un bajo, por lo que su coartada no tenía ningún sentido”.

“Así que le registré su cartera y efectivamente tenia una tarjeta con el 25% de descuento de un puticlub de al lado de casa, firmada con un montón de corazones por una tal Jessica”, así que pensé voy a hacer como que le creo y no he visto nada y le obligaré a que vayamos los dos juntos a un concierto de David Bustamante, aunque me revienten a mí los tímpanos, pero este cerdo va a saber lo que es sufrir de verdad, compraré las entradas en primera fila, al lado de los altavoces”.