Tras comprobarse científicamente, se ha demostrado que tanto la sal como el azúcar son nocivos para la salud y que por ello se tiene que controlar su consumo.

El protagonista de este suceso tan inverosímil, se hace llamar Prudencio Peligro Cercano, vecino del municipio de Socorros. Desde Cabronews no hemos dudado un segundo ponernos en contacto con él, os dejamos su testimonio:

“Yo desde que me enteré que era malo, sustituí la sal y el azúcar por Ibuprofeno. Desde entonces, en casa no me falta, y de casa no salgo sin mis siete u ocho sobrecitos de Espidifen, porque se lo pongo hasta al café”.

Incrédulos ante tal relato, hemos preguntado a Don Prudencio que si había notado mejoría con el cambio en su dieta.

“Por supuesto, es más, lo recomiendo. Llevo cinco años así, y no me he resfriado desde entonces”, asegura Don Prudencio tras su tercer trasplante hepático.