En la tarde de ayer, el portal de noticias TMZ informaba sobre esta triste noticia que nos recuerda que no todo es glamour y éxito en la Meca del cine. “Otro juguete roto”, “de siempre le ha ido la marcha, se veía venir” “se encasilló y eso le pasó factura en su carrera” han sido algunos comentarios que hemos podido oír de algunos fans de la saga.

Al recibir el aviso de un ciudadano anónimo que creyó reconocerle, los servicios paramédicos se desplazaron al lugar para constatar el abandono y las condiciones de insalubridad en las que vivía el célebre robot de Star Wars: “Al llegar apenas podía moverse, estaba junto a un banco del parque con cuatro cartones de vino Don Simón en su interior y un sinfín de colillas…” nos cuenta uno de los médicos.

Ante el aluvión de donaciones y la alarma social suscitada, los productores de la cinta, con George Lucas a la cabeza, han decidido internarlo en un centro de rehabilitación en Nevada, conocido por ser uno de los más usados por las estrellas de cine: “aquí se pondrá mejor, van a darle una buena mano de pintura, le sanearan los cables y circuitos en mal estado, le cambiaran las piezas defectuosas y le actualizarán el software para que el mono se le pase cuanto antes” nos asegura el director del centro.