El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, ha regresado de sus polémicas vacaciones en el Algarve, donde le sacaron varias fotos haciendo surf y paseando con su familia sin usar mascarilla (en Portugal no es obligatorio usarla).

Tras su vuelta al trabajo, el virólogo español se ha entrevistado con uno de nuestros reporteros, dejando las siguientes declaraciones en exclusiva para Cabronews:

“Antes de que me cogieran haciendo surf en el Algarve, estuve 2 días de vacaciones en la playa de La Antilla (Huelva), pero salí de allí espantado por la mierda del uso obligatorio de la mascarilla. Me niego a pasear por la playa con la mascarilla puesta”, afirmaba Simón.

“Lo primero que llamó mi atención de esta playa andaluza fue ver las duchas precintadas, porque en teoría tocar el pulsador que hace que salga el agua puede ser infeccioso, en cambio el botón del parquímetro parecía desinfectarse solo, al igual que los botones de los cajeros automáticos”, aseguraba el virólogo.

“Otra cosa que me chocó fue que si paseaba por la playa debía llevar la mascarilla puesta obligatoriamente, en cambio, si estaba parado ya no era necesario llevarla puesta, ni corriendo tampoco. También me prohibían jugar a las paletas con mis hijos, una pareja de vigilantes de la playa que por allí paseaban a todas horas me lo impedía y recriminaba”.

Después por la tarde cuando paseaba con mi familia por el paseo marítimo debía llevar la mascarilla puesta, pero en cambio si decidía salir a correr por el mismo paseo marítimo ya no era obligatorio usarla. Además si me sentaba con mi familia en un chiringuito a gastar dinero también me podía quitar la mascarilla, pero si estaba en el mismo chiringuito de pie y sin gastar dinero, debía llevarla puesta otra vez. Un completo sinsentido”, añadía el experto.

“Así que después de ver lo mal que está gestionado aquí en las playas españolas el tema de la mascarilla, decidí irme al Algarve (Portugal), a terminar el resto de mis breves vacaciones, donde he podido hacer surf, pasear sin mascarilla, jugar a las paletas con mis hijos, y quitarme la arena del cuerpo al abandonar la playa en una de las duchas 100% operativas. No sé quién habrá sido el iluminado que ha puesto en las playas españolas las absurdas normas del uso obligatorio de la mascarilla, pero me gustaría dejar bien claro que yo no he tenido nada que ver en esa decisión”, sentenciaba Fernando Simón.