Un estudio de la Universidad norteamericana de Wichita delata a los hombres infieles y sus parejas podrán verificar si les están siendo infieles.

Según el doctor Tilla Detreshuevos, el hombre infiel está sometido a una gran tensión teniendo que estar siempre pendiente de borrar llamadas, mensajes de WhatsApp, tener un perfil oculto en tinder y sobre todo tener ojos en la nuca para comprobar que no te ha visto nadie cuando has quedado con otra persona que no es tu pareja.

Todo este estrés hace que los tejidos que componen el pene, trabajen con disfunción y no se llenen de sangre.

Al contrario de lo que le sucede a Pinocho, a los infieles, “la nariz de abajo” les disminuye cuando mienten.