De todos es conocida la afición del Papa Francisco, un Papa humilde y cercano, a los realities y a la “telebasura”, la cual gusta consumir a la hora de cenar, en sus santos aposentos, para conocer de cerca qué ocurre en el mundo real que, en ocasiones, tanto trabajo les cuesta conocer una vez acceden al santo cargo vitalicio.

Pues bien, según hemos podido averiguar en Cabronews, el Sumo Pontífice se encuentra absolutamente cautivado por lo que él denomina “un santo en la Tierra”, un ser de luz cuya bondad y templanza sólo puede tener una explicación plausible, ser un ángel que ha venido a mostrarnos el camino de la bondad y el amor incondicional y que responde al nombre de Christofer.

“Al parecer, las gestiones para nombrarlo santo van viento en popa”, nos cuenta una fuente vaticana, “ya se han encargado miles de estampitas, es una oportunidad de oro para nombrar un santo conocido por todos, sin trampa ni cartón, nada de leyendas de siglos atrás, un santo que todos hemos visto en directo, el yerno que cualquier padre desea para su hija, ¡San Christofer!”, grita convencido.