Afonso Ordido, más conocido como el hombre del saco, tendrá que parar unas semanas de dar sustos por orden de su médico, a consecuencia de una terrible lumbalgia que sufre desde hace meses, pero que al ser autónomo no quería reconocer.

Alfonso que llegó a la mutua hecho una alcayata, no había pedido una baja en 40 años que lleva de profesión, pero los años no pasan en balde ni para estos siniestros personajes de fábula y tendrá que guardar reposo y acudir cada dos días a rehabilitación para como él ha dicho, volver a asustar niños lo antes posible.

Desde Cabronews no hemos perdido la oportunidad de hablar con tan pintoresco individuo y lo hemos esperado a la salida de una de sus sesiones rehabilitación para sacar algunas palabras de él. Esto es lo que nos ha contado:

“En España hay pocas figuras esenciales, primero está el Rey y luego estoy yo”, “en cuarenta años no he cogido ni una baja, y bien es cierto que como autónomo pocas de estas me puedo permitir, pero sin mí ¿como van a mandar los padres desesperados a sus hijos a la cama o les van a exigir que se coman las espinacas?”, “¿a quien van a invocar? ¿al coco, al chupacabras, al conde drácula, a la mano negra? esa gente no ha dado un palo al agua en toda su vida”.