El Presidente del Gobierno presionado y convencido por Pablo Iglesias, ha presentado esta misma mañana en una reunión extraordinaria con todo su equipo de Gobierno, una propuesta para poner una calle a Fernando Simón en el barrio de Salamanca de Madrid.

La propuesta ha sido bien acogida y se baraja la posibilidad de llevarla a cabo por Real Decreto para así, agilizar los tiempos y poder ejecutarla con la mayor brevedad posible. Aún está en el aire cúal sería la calle que perdería su nombre y es en este punto donde no hay acuerdo.

El Vicepresidente Pablo Iglesias, apoyado por el Ministro de Consumo Alberto Garzón y todos los Ministros y Ministras de Unidas Podemos, exigen que la calle que tiene que perder su nombre actual es Núñez de Balboa. Por otro lado, algunos miembros del PSOE apoyan la opción de los miembros de Unidas Podemos pero no quieren ponerse en contra del Presidente que no acaba de verlo.

En el Ayuntamiento de Madrid catalogan esta propuesta como “dictatorial, provocativa e incitadora”. El propio alcalde Martínez Almeida ha anunciado que lo único que van a conseguir es que vuelvan a sacar las cacerolas.