El barrio de Salamanca, conocido por ser un barrio de nivel alto a nivel Dios en renta per cápita ha dicho basta, ha dicho basta a tanta injusticia, a este despropósito que llevan padeciendo nada menos que mes y medio y con el que no contaban.

“Han sido unas semanas muy muy duras” nos cuenta una señora del barrio, mi piso de 270m2 se me viene encima, apenas pego ojo por las noches preocupada por mis vecinos, no todo el mundo aquí tiene estos pisos, los hay de 180 m2 que solo Dios sabe lo que estarán pasando”.

“De verdad que esto es muy fuerte” prosigue otra vecina que prefiere mantenerse en el anonimato, “primero aquellos los Reyes Magos de Manuela Carmena con gentuza en las carrozas como Galileo Galilei, y ahora esta dictadura bolivariana”.

“Le diré una cosa, el país necesita patriotas valientes que lo den todo por España, ¡queremos que la sociedad sepa que estamos listos para salir con nuestras sirvientas y nuestras cacerolas Le Crouset a cambiar el mundo!”