Aparece el primer desacuerdo en el nuevo Gobierno de coalición por culpa de los gustos gastronómicos de los líderes de PSOE y Unidas Podemos. A uno le gusta la tortilla española con cebolla y el otro asegura que si lleva cebolla no es la auténtica tortilla española.

Hasta la sede del PSOE en Madrid, se ha desplazado la reportera más experimentada en asuntos políticos que tenemos en Cabronews, para intentar aclarar si esta ha sido la causa del alejamiento entre ambos líderes o hay alguna rencilla más que quieren ocultarnos.

Tras preguntar a la militancia del PSOE, todos coinciden en que tuvieron que acostumbrarse a comer tortilla de patatas sin cebolla porque al presidente del partido y del Gobierno le gusta así y no acepta a nadie de su entorno que la coma con cebolla.

“Si estos de Podemos quieren llevarse bien con Sánchez, espero que no entren en este tema porque peligra el bienestar del país como se enfrenten a él”, asegura un militante socialista mientras se come su pincho de tortilla con cebolla a escondidas.