Esta misma mañana y tras meses de investigación, la Policía Judicial ha detenido a un vecino de Barcelona por una presunta estafa a la Seguridad Social.

El presunto estafador fue sorprendido y grabado por un inspector de trabajo, mientras montaba en una bicicleta de montaña por una calle paralela a su domicilio, todo normal sino tuviera concedida una paga de por vida por una muy dudosa “gran invalidez”.

Hasta el barrio de Sant Jugat del Trinquet en la capital catalana, se ha desplazado desde Cádiz y por carretera, uno de nuestros reporteros a la búsqueda de Joan Granujant, el señor que protagoniza esta historia, que ha quedado en libertad provisional con cargos y a la espera de juicio.

Tras muchos intentos por parte de nuestro reportero y las mismas negativas de Joan, sólo hemos conseguido el testimonio de su hermano, que nos comentó que Joan está hundido, ido, vacío. Pasa las horas sentado en la cama de cara a la pared susurrando y repitiendo sin parar, “¡qué ruina!”.

Joan llevaba cobrando desde el 2012 más de 1.200€ todos los meses con dos pagas extras, pero lo que más le quita el sueño no es dejar de cobrar, ni que va a tener que devolver todo el dinero que ha cobrado desde entonces, lo que le quita realmente el sueño a Joan, es que le van a quitar la tarjeta de minusválidos para el coche y una plaza de aparcamiento que le concedió el ayuntamiento debajo de su casa debido a su “minusvalía”, y conociendo como está el aparcamiento en Barcelona, eso sí es una pena.