“¿Qué letra ve aquí?, ¿Qué letras ve en la fila de arriba?”

Este método tradicional que todos alguna vez hemos sufrido en primera persona cuando hemos ido al oftalmólogo, debió quedarse obsoleto para el protagonista de esta curiosa historia: Roberto Cuatrojos, de 48 años ha sido detenido en Ibiza, después de recibir más de 1000 denuncias de sus pacientes.

Según fuentes de La Cadena Ser, el oftalmólogo utilizaba una de las dos imágenes con el afán de que la motivación de sus pacientes por ver las ultimas figuras diera lugar a una mejoría notable en la vista de forma casi sobrenatural.

El calvario venía después cuando las gafas no se adaptaban a las dioptrias reales, lo cual producía enormes dolores de cabeza.

Una de las víctimas pudo echar una foto a las imágenes utilizadas y ha sido el detonante para su detención. Tras pagar la fianza de 10.000 dólares, Robert fue puesto en libertad.

Un reportero  de Cabronews ha podido localizar a Cuatrojos: “La verdad es que mi método no falla, no podéis imaginar lo que se puede conseguir con la motivación adecuada. La masa del hipotálamo se sobrecalienta y se sobrepone a cualquier obstáculo, realmente, consigue milagros. El delito por el que se me acusa no sería tal si los pacientes vieran más a menudo mis imágenes”, nos asiente con la cabeza.