Ayer a última hora supimos que el País Vasco se había declarado independiente siete meses atrás ante los distintos organismos internacionales que han guardado un escandaloso silencio provocando una enorme indignación en un ejecutivo español que nada sabía de todo este asunto.

El consejo de ministros, con Pedro Sanchez a la cabeza, se ha reunido de urgencia para tratar de contener esta crisis inesperada que nos adentra en un territorio de gran incertidumbre, “nos la han colado”, “manda huevos”, “esto con Franco no pasaba”, son las expresiones que más se han escuchado hoy en los pasillos del hemiciclo.

Por otro lado, la confesión de Torra, natural de Donostia, reconociendo que todo el tema catalán empezó con una apuesta en una partida de cartas no ha ayudado a apaciguar los ánimos, “A ver, yo empecé todo el asunto como una broma en la sede del PNV, con el clásico -no hay huevos- y ya sabe usted como las gastamos en el norte, me cogí una maleta y me fui para Barcelona directamente… una cosa llevó a la otra y acabé de President!”.

“No vea usted las risas de mis compañeros cuando los llamaba desde el despacho de la Generalitat y les contaba las locuras que se me estaban ocurriendo mientras ellos cerraban acuerdos para salirnos del estado español”, nos cuenta a un selecto corrillo de periodistas, “luego fuimos improvisando y aquí estamos ¡pero yo orgulloso de mi DNI vasco oiga!”, nos cuenta entre carcajadas.