A lo largo del día de hoy se están sucediendo las noticias acerca de un enorme alijo de hachís y marihuana encontrado por la guardia civil escondido en decenas de motos de reparto.

Para saber un poco más del asunto hemos querido hablar con el inspector jefe de la unidad de narcóticos, Francisco Locado: “la pista nos la dio el 061, desde el hospital nos avisaron de que estaba yendo mucha gente con verdaderos colocones después de cenar pizza a domicilio”.

“Nosotros mismos, para asegurarnos de que todo estaba en orden decidimos pedir unas cuantas para cenar en la comisaría y no sabes la fiesta que montamos, nos entró la risa tonta y se nos pasó el turno de noche dándolo todo con Bob Marley a toda pastilla”.

“Al parecer el orégano no era tal, los traficantes aliñaban la pizza con marihuana o hachís para darle salida al producto y claro, aquello parecía el verano hippie del 68. ¡Ya decía yo que los precios de la carta estaban un inflados!”, concluye el inspector jefe.