La piel de ciertas personas cada vez es más fina. Eso al menos ha debido pensar Federico Onsolador, propietario de una tienda juguetes para adultos, que ha visto como esta semana recibía una denuncia de uno de sus clientes por el mero hecho de indicarle el uso cotidiano de uno de sus artículos más demandados, “El Quita Penas”.

Desde Cabronews, hemos mandado a nuestro reportero Guillermo Vida Mutocha al establecimiento para entrevistar de primera mano al señor Onsolador. Estas han sido sus palabras:

“Aquí recibimos a diario a toda clase de personas”, “los hay que vienen sin complejos, pero también una gran mayoría viene con gorra y gafas y hablando con la boca mu chica”, “este señor era de estos últimos”, “parecía que no había venido a uno de estos establecimientos nunca, pero se le veía muy interesado en una clase de juguete en particular porque no paraba de mirarlos”, “así que me acerque a él y le ofrecí uno de nuestros productos estrella, al tiempo que le daba unas recomendaciones de uso”, “menos mal que le enseñé “El Quita Penas”, porque si le llego a enseñar “El Destroza Sonrisas” acabo delante de un juez.