Armando Bronca, andaluz de 72 años, ha sido denunciado esta mañana por un delito de acoso a una pescadera en el mercado del barrio sevillano de La Oliva, tras interesarse por unas almejas que tenia expuestas en el mostrador de su pescadería.

Una de nuestras reporteras se ha trasladado hasta Sevilla y ha podido entrevistarse con Armando que nos ha dejado el siguiente testimonio:

“A mi señora y a mi nos encantan las almejas, todas las semanas vamos al mercado del barrio y las compramos bien frescas, aunque siempre me gusta asegurarme y pregunto si están frescas porque de vez en cuando nos meten gato por liebre”.

“El problema ha ocurrido cuando mi pescadero de toda la vida se ha jubilado y ha dejado en su lugar a su hija Mari Carmen que pertenece a uno de esos movimientos feminazis de esos que están de moda ahora y al preguntarle si tenía la almeja fresca me ha partido un atún congelado en la calva, ha llamado a la policía y me ha denunciado por acoso”.

“Lo peor de todo no es la denuncia, sino la bronca que me va a echar mi señora que ya tenía el almuerzo casi preparado a falta de darle el toque con las almejas”, ha sentenciado Armando a nuestra reportera.