Guillermo Nomojo, ha denunciado a una conocida marca de preservativos, ya que dice sentirse engañado por su eslogan, al que cataloga como publicidad engañosa.

Según parece, el eslogan de los preservativos es una resultona frase que dice, “Sexo seguro”, por la que el señor Nomojo asegura que compró la caja. Sin embargo, un año después la caja seguía precintada y a él no se le había presentado ninguna ocasión para abrir, tan siquiera, el plastiquito de fuera.

Para hablar con Guillermo hemos enviado a nuestro reportero Francisco Tilla. Esto es lo que le ha contado:

“Esto es una vergüenza, “Sexo seguro” decía la caja, y yo por mucho que salgo de fiesta o me arrimo a las muchachas de mi trabajo no consigo ni un triste número de teléfono”. “me he comprado un perro y me voy al parque todas las tardes, me he apuntado los sábados a yoga y los domingos a senderismo”, “y por mucho que hago, la caja sigue precintada y la frasesita de “Sexo seguro” sigue riéndose de mi”.