A nuestras oficinas ha llegado el curioso caso del joven Iván Sinpienso que, tras dejar a su abuela su querido galgo Bobby para irse a pasar una semana a la playa de Salou, regresó y se encontró con que su Bobby se había transformado en un enorme y musculoso Dogo.

Hasta Barcelona se ha trasladado nuestro reportero Juan Novedad para ver a la abuela del chico y esto nos ha contado, “mi nieto el pobre se creía que Bobby era un galgo pero la realidad es que mi nieto Iván está tieso y tenía al perro con más hambre que Isabel Pantoja en Supervivientes”.

“Ahora hemos descubierto que Bobby es un precioso Dogo y no quiere ver a mi nieto ni en pintura, se le pone la cara triste de Chicote cuando lo ve venir de lejos, así que nada, se ha quedado a vivir conmigo en mi pisito de 50 m2 y no podemos ser más felices, ¡yo tengo a quien me haga compañía y él tiene tres banquetes diarios!”.