La noticia ha saltado en la mañana de hoy y es que, nuestro querido Papá Noel ha recibido en la Cumbre del Clima su quinto galardón por su contribución al transporte sostenible. Con un volumen de reparto superior a Amazon y cientos de años a sus espaldas, nuestro querido Santa Claus puede presumir de tener una huella de carbono prácticamente inexistente, tan solo le cuentan el metano que expulsan las heces de sus renos, que le permiten alcanzar de este modo la mejor calificación energética del mercado.

Con este galardón, Papá Noel iguala los cinco premios que también atesoran Los Reyes Magos, una rivalidad que va camino de enemistar a tan ilustres transportistas ya que éstos últimos, han declinado asistir a la gala de su compañero por problemas de agenda.

Para el recuerdo ha quedado la reprimenda que le ha hecho al presidente en el discurso de agradecimiento, al que ha afeado que su falcón surque los cielos sin miramientos y a una velocidad que ha puesto en peligro a sus renos en más de una ocasión, “no he visto a un presidente que le guste más montar en avión”, ha reconocido a su entorno cercano.