El astro portugués ha reconocido esta mañana tras una entrevista que de pequeño intentaron varias veces encerrarlo en un zoológico al confundirlo con un mono. También ha confesado que cuando él nació la matrona le dijo a su madre: “tíralo por la ventana que si vuela es un murciélago”.

Uno de nuestros reporteros se ha trasladado hasta Turín para entrevistarse con el actual jugador de la Juventus que después de enseñarnos algunas fotos de su infancia nos ha dejado las siguientes declaraciones:

“Aun recuerdo de pequeño que tenia que colgarme un trozo de carne del cuello para que mi perro jugara conmigo, además cuando jugaba al escondite con mis amigos nadie me buscaba”.

“No se me olvidará nunca cuando fui con mis padres a comprarme un disfraz para Halloween y solo me vendieron la gomilla”.

“Mi suerte cambió para siempre cuando un día andando por la calle con mi colega ‘el Babucha’ le pegue una patada a una lata y le di en la frente a un ojeador del Sporting de Lisboa que se encontraba de turismo por Madeira”.

“Meses más tarde ya tenia un contrato millonario en el club lisboeta y a partir de ahí ya mi vida cambió por completo y pude dejar de ser feo. Ahora soy simplemente rico”, ha sentenciado el delantero portugués.